Toda la actualidad sobre el parque nacional de Las Tablas de Daimiel

El hormigón avanza en Las Tablas de Daimiel

03-05-2014

Parques Nacionales y la CHG se saltan un informe de viabilidad ambiental para hacer una presa de hormigón. Las obras siguen siendo la solución para los gestores actuales

El hormigón avanza en Las Tablas de Daimiel

Nueva presa en el rio Gigüela a la entrada del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

 

La penúltima presa se salta el informe de viabilidad ambiental

El incendio de 2009 justificó que las máquinas entraran en el parque para la construcción de una batería de pozos y diferentes tuberias. Aunque las lluvias calmaron la situación, las obras han seguido siendo algo cotidiano en el parque. La contaminación ha servido esta vez para justificar una nueva obra con nombre “Dispositivo para la protección del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel frente a los episodios contaminantes del río Gigüela”. A modo de “muralla hidráulica” se pretende, con una nueva presa situada en el rio Gigüela, frenar los vertidos. Con el respaldo del parque nacional el organismo responsable es la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). El informe de viabilidad de la obra reconoce que es una solución “a corto plazo” y la que menos problemática social conlleva. Incluso, se defiende en el informe que es una solución que “no exige el correcto funcionamiento de las estaciones depuradoras”. La obra planeada consiste en un azud (presa) hinchable que no obstaculice el flujo del agua, invisible cuando esté desinflado y más reversible y con menos "huella" ecológica que otros materiales como el hormigón. La CHG firmó como viable el proyecto y se realizó en 2012. Sin embargo, sorprendemente una de las opciones descartadas por el informe de viabilidad ambiental es la que triunfa: el azud se hace de hormigón, un material con un alto grado de impacto ambiental a las puertas del parque nacional.

 

Nuevo centro de promoción turística

 

Más hormigón en el nuevo centro de promoción turística

El mismo material ha sido utilizado para la penúltima obra: un centro de promoción turística. Ya informamos que su situación es problemática por estar situado en zona inundable de Las Tablas. Pero las presiones de los alcaldes de la zona que desean vender sus productos a las puertas del parque pueden estar detrás de que no se hayan utilizado otros edificios nuevos y vacios, aunque algo más alejados, y se haya optado por una nueva construcción que hasta la fecha no conocemos ni sus objetivos, ni su proyecto, ni si se ha hecho evaluación de impacto ambiental o si se ha sometido a información pública. ¿El centro es de una sola planta o tiene dos? Una vez más, el silencio administrativo pareciera ser la única norma a cumplir.

Por otro lado, el parque carece  - cuatro décadas después de su declaración- del obligado Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG); mientras tanto, el uso público sigue sin regulación y sufre la avalancha turística con la condescendencia de los gestores del parque que “dejan hacer”.

Grupos conservacionistas locales, muy críticos con la gestión actual, continúan denunciando que no se prime la conservación de la biodiversidad del humedal por encima de las obras y los intereses económicos. Ecologistas Manchegos de Daimiel se pregunta si estos intereses y sus obras no estaran detrás de la desaparición de diversas especies de anfibios en Las Tablas. Además, denuncia que no se pidan responsabilidades, ni dimisiones por los vertidos al parque nacional. Por otro lado, Ojos del Guadiana Vivos cree que el futuro pasaría por la recuperación del río Guadiana y que en ello se tienen que volcar todos los esfuerzos. Para ello recogió miles de firmas de apoyo el verano pasado proponiendo la ampliación del parque hasta el nacimiento del río. La CHG se comprometió a proteger el Guadiana pero nada se ha vuelto a saber.

Quizás sea esta presión social para la protección del Guadiana la justificación perfecta para el próximo presupuesto de la administración para una nueva obra de hormigón. En el documental que el programa Crónicas (TVE) realizaba en 2010 titulado “El espejismo de Las Tablas” alguno de los entrevistados calificaba de “neurosis de renta” lo sucedido. Según esta teoría, la situación  permite seguir pidiendo planes y presupuestos y justificando obras de hormigón de tal manera que el problema se convierte en algo muy rentable para algunos intereses.

 

El asunto no es nuevo. Las obras y su peligro para el parque nacional son el origen de su declaración. Fuente: Periódico Lanza del 14 de Noviembre de 1971

 

Si quieres estar al día de todo lo que acontece en Las Tablas de Daimiel y en el Guadiana dale a "me gusta" en nuestro