Toda la actualidad sobre el parque nacional de Las Tablas de Daimiel

"¡Esto es un desastre!"

31-03-2014

El pastor daimieleño Juan Carlos Burgos muestra su hartazgo ante la situación de un río Azuer envenenado.

"¡Esto es un desastre!"

Uno de los flamencos que han aparecido muertos en el Azuer

 

Jesús Miguel y Juan Carlos Burgos son dos hermanos que regentan una majada de unas 500 ovejas cerca de la margen derecha del río Azuer, tres kilómetros antes de su llegada a Daimiel y 400 metros, río arriba, del viaducto de la autovía A-43. Pertenecen a la tercera generación de una familia que siempre se ha dedicado a la ganadería. Sin embargo, la construcción de un viaducto de la autovía cerca de su majada y el olvido al que ha sido sometido el Azuer durante décadas amenaza con acabar con su medio de vida.

"Llevamos retirando animales muertos hace más de cuatro años". Jesús Miguel nos explica que en octubre de 2013 encargaron un análisis del agua del Azuer en un laboratorio daimieleño. "El agua no es potable ni para los animales". El problema viene del boquete que se abrió en la vega del río cerca de la autovía para sacar tierra para su construcción. Aquí, el agua del canal del Azuer entra creando una gran laguna donde vienen a comer y a beber los animales. Pero la aparición de flamencos muertos (la foto que abre el artículo es del 20 de Marzo), de corderos o perros envenenados demuestra que la laguna es una trampa mortal ya que las aguas del río están contaminadas por los vertidos de los pueblos ribereños del Azuer.

¿Qué hace la administración? Este lunes 31 de marzo el SEPRONA retiraba uno de los dos flamencos que han muerto recientemente y ha tomado muestras del agua. La familia Burgos lamenta la demora de las distintas administraciones: "Lo hemos denunciado a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y al Ayuntamiento de Daimiel pero nadie se hace cargo y siguen apareciendo más animales muertos. Es un problema para todos y para nuestras ovejas porque cuando se acercan al río no pueden beber. El problema se agrava porque lo tienen que cruzar a nado".

 

Ovejas de la familia Burgos cruzando el Azuer por debajo del viaducto de la autovía.

 

"No tenemos puente para cruzar"

Cuando se hizo la autovía, nadie parecía esperar que el río Azuer llevara alguna vez agua. En la zona del viaducto no se hicieron pasos para el ganado y los Burgos cruzaban sus ovejas por el cauce seco. Sin embargo, todo cambió con las lluvias que comenzaron en otoño de 2009. Jesús Miguel afirma a tablasdedaimiel.com que "cuando el río empezó a correr fuimos al Ministerio de Fomento para ver la posibilidad de hacer un puente. Mientras se resolvía el problema improvisamos durante un año un pequeño puente con unos palos de la luz de hormigón puestos en la vega, en una finca cercana que estaba en barbecho. Pero, al plantar el dueño de la finca, el ganado ya no pudo pasar".

El puente que solicitan debajo del viaducto para cruzar el canal es el que tradicionalmente ha usado esta familia desde hace décadas. "Sin embargo -prosiguen- cuando Fomento contesta dando permiso para que hagamos uno, nos obliga a separarnos 50 metros del viaducto. Pero esto es imposible porque a una lado está la finca donde improvisamos el puente que luego tuvimos que quitar porque el dueño comenzó a cultivar y al otro lado está la laguna formada por la sacadera de tierra. Nos costaría 150.000 euros hacerlo, según el proyecto del ingeniero al que consultamos. Nuestras demandas continúan tanto a Fomento como a CHG y mientras esperamos una solución viable colocamos un paso provisional debajo del viaducto para poder cruzar. La respuesta llega en forma de una multa de 10.000 euros por poner el puente". Actualmente, las ovejas de la familia Burgos tienen que pasar a nado por debajo del viaducto para salir de su majada. "La CHG nos ha dado la posibilidad de una pasarela móvil. Pero sigue diciéndonos que a 50 metros del viaducto y eso es imposible".

 

Foto desde la majada de los Burgos. El agua de las lagunas formadas por las sacaderas de tierra en el Azuer impiden que puedan pasar al otro lado

 

Juan Carlos Burgos dice que esto es un desastre. Pagan pastos de los que no pueden disponer  por estar anegados y tienen que gastar en alimentación extra. Además de retirar cadáveres de aves, perros, gatos, gallinas, ovejas y cabras. El agua contaminada y no pueden pasar al otro lado porque su majada tiene enfrente una gran laguna. A esto se suma que la administración, lejos de ayudarles, no les deja utilizar un paso provisional en la única zona que pueden, debajo del viaducto. Un buen ejemplo de los problemas que genera un río Azuer olvidado, convertido en vertedero y apropiado hasta hacerlo desaparecer donde los organismos responsables de su conservación y de asegurar la convivencia entre los vecinos y el río son ejemplo de la inoperancia y de la falta de criterio.

 

Corderos muertos por envenenamiento en el río Azuer

 

Si quieres estar al día de todo lo que acontece en Las Tablas de Daimiel y en el Guadiana dale a "me gusta" en nuestro