Toda la actualidad sobre el parque nacional de Las Tablas de Daimiel

La Laguna de Navaseca, el otro humedal

14-10-2015

Finaliza la primera fase de un proyecto que pretende mejorar el estado ecológico de la laguna y el uso público de su entorno

La Laguna de Navaseca, el otro humedal

Nuevo observatorio instalado en la Laguna de Navaseca. Foto de Pedro Antonio Gutierrez

 

Punto y aparte en el proyecto bautizado como “Ampliación y acondicionamiento de la Laguna de Navaseca” que el Ayuntamiento de Daimiel inició el pasado agosto y que concluye ahora con un coste presupuestado en alrededor de 190.000 euros, de los cuales, 135.000 corren por cuenta de la Asociación Alto Guadiana Mancha, según informaba el concejal de Medio Ambiente en el portal digital daimiel.es.

En esta primera fase, se han acometido obras en los caminos adyacentes y se ha construido uno nuevo, conformando un circuito por todo el perímetro de la laguna para ser recorrido a pie. Parte de este camino circunda una parcela recientemente adquirida por el Ayuntamiento, recuperando la mitad de la laguna que estaba en manos privadas. Las actuaciones para el uso público se completan con instalaciones como bancos, observatorios para aves o papeleras.

Tras estas obras, el consistorio daimieleño pretende que Navaseca sea otro bien patrimonial que pueda ser visitado por el turista que se acerque a Daimiel. La laguna es un referente en el mundo de la ornitología que cuenta cada día con más aficionados. Junto al Parque Nacional de Las Tablas y el conocido como Centro del Agua de Daimiel, conforman un trío inigualable para quienes quieran disfrutar de la naturaleza y de los humedales manchegos.

 

El siguiente objetivo: la mejora del estado ecológico

Si la apertura del yacimiento arqueológico de la Motilla del Azuer, con el pozo más antiguo de la Península Ibérica, fue el principal proyecto de la anterior legislatura, el acondicionamiento de la Laguna de Navaseca ha sido anunciado como el “proyecto estrella” de la que ahora empieza. Sin embargo, todavía queda camino para evitar el principal problema en el complejo lagunar: los recurrentes episodios de contaminación.

Hay que recordar que Navaseca cuenta con las máximas figuras de protección: es zona tampón de la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda y es laguna del ecosistema de las Tablas de Daimiel, por lo que sus aguas deben tener un buen estado ecológico, según marca la Directiva Marco del Agua. Precisamente, hasta el Parque Nacional llegan los vertidos procedentes de la laguna lo que con demasiada frecuencia ha hecho saltar todas las alarmas. La creciente “pantanización” de Las Tablas de Daimiel debido a las presas de El Morenillo y Puente Navarro, provoca que el daño de la contaminación sea aún mayor.

La historia más reciente de Navaseca está marcada por la instalación en su entorno, en 1998, de una Estación Depurada de Aguas Residuales (EDAR). Las aguas depuradas son vertidas a la laguna, coadyuvando a mejorar los niveles hídricos de un emplazamiento que, como el resto del conjunto lagunar daimieleño, se había secado por la bajada del nivel de las aguas subterráneas debido a su sobreexplotación. Cuando el vaso lagunar se llena, su salida natural se produce por la conocida como Cañada de La Herradora, un arroyo que desemboca en el río Guadiana y que hoy es un canal.

En periodos de estabilidad meteorológica, el agua que recibe de la EDAR la laguna, generalmente no desborda los límites de la zona pública. Sin embargo, en periodos húmedos con precipitaciones frecuentes y concentradas en el tiempo, el caudal se desborda y ocupa espacios que –aunque forman parte de la laguna- estaban en manos privadas. El problema era recurrente, los propietarios han venido denunciando al ayuntamiento por esos rebosamientos que inundaban sus parcelas.

Para evitar estas contingencias, la plataforma Movimiento por Las Tablas y el Guadiana (MXTG) en enero de 2010 puso encima de la Mesa por el Agua, mesa que reúne a partidos y ciudadanos, una demanda tradicional: la recuperación de toda la superficie de la laguna, incluyendo la parte en manos privadas. La oposición –entonces PP e IU- estaba de acuerdo con la propuesta, según nos recuerda Alberto Celis, colaborador de tablasdedaimiel.com y que participó en aquella reunión en representación de MXTG.

En aquel encuentro también se habló de otra vieja demanda que solucionara el otro eterno problema: las aguas fecales y pluviales de Daimiel llegan juntas a la EDAR y en días de fuertes lluvias la instalación colapsa. Entonces, el agua contaminada acaba saliendo hacia el Guadiana por el canal de La Herradora. Se propuso en aquella reunión que la solución pasaba por la instalación de un tanque de tormentas, antes de que el agua llegara a la laguna, para que recogiera el caudal a la espera de que la EDAR estuviera más desahogada. Pero nada se hizo desde el gobierno municipal.

 

Vano donde se instalará la futura balsa de tormentas. Foto de Pedro Antonio Gutierrez

 

Un proyecto con polémica

Las lluvias continuaron, los problemas y las denuncias también. Finalmente, en la pasada legislatura Parques Nacionales compró la parte de la laguna en manos privadas y se la cedió al Ayuntamiento de Daimiel que proyectó una balsa de tormentas para retener la contaminación. Así, se pretendía solucionar los dos problemas fundamentales de la laguna. Sin embargo, el proyecto conocido ejecutaba la balsa en el interior de la laguna con lo que se infringía gravemente las leyes medioambientales.

Durante las últimas elecciones municipales se filtró a la opinión pública el proyecto. Tablasdedaimiel.com publicó un artículo titulado “El PP de Daimiel se salta la ley” donde se alertaba de las consecuencias de aquel descabellado proyecto. El objetivo no fue otro que pararlo y salvaguardar la laguna. De hecho, a las pocas horas de publicar el artículo, los populares daimieleños comunicaban que ese ya no era su proyecto y que la balsa se situaría fuera de Navaseca. Aún desconocemos en qué momento decidieron rectificar.

Hoy, el proyecto, tras varias reuniones con técnicos de diferentes administraciones y con los grupos políticos de la oposición, ha sido perfilado para que cumplir la ley y concluye ahora su primera fase. Preparado queda el vano para acometer la nueva fase que deberá terminar con la instalación de una balsa de tormentas que termine con futuros problemas de contaminación. Mientras llegan los remedios prometidos, disfrutemos de un entorno de primer nivel medioambiental y que seguro no decepcionará a los amantes de la naturaleza.

Si quieres estar al día de todo lo que acontece en Las Tablas de Daimiel y en el Guadiana dale a "me gusta" en nuestro . También en